Parar para escucharte

Hace tiempo que quiero escribir sobre esto y tras dos meses de no parar para lanzar mi proyecto en la ciudad que me vió nacer, todavía cobra más sentido que me siente en mi mesa de trabajo y escriba estas líneas.

Muchos de nosotros, por no decir la mayoría vamos con el piloto automático puesto y no nos permitimos parar un momento, a veces porque creemos que no tenemos tiempo, otras veces, porque no le vemos el beneficio de simplemente sentarnos y “aparentemente no hacer nada”, ¡vaya perdida de tiempo!

IMG_20170526_131337_089

¿Esto es realmente así? Esta foto me la hice en mayo del año pasado.

Estaba embarazada y todavía no lo sabía… hasta ese momento sí buscaba mis momentos de parar, de escucharme, de reflexionar, aunque hacía poco tiempo que había aprendido a hacerlo. Así que, en cuanto me despistaba un poco, volvía a la rueda de “hacer”, de buscar actividades para llenar huecos de mi vida. Cuando realmente aprendí a parar fue cuando me enteré del embarazo, supongo que cada uno tenemos nuestro momento de hacerlo, y ese fue el mío. Y, ¡en qué hora! Sentí que debía disminuir mis revoluciones y asentarme, echar raíces en un lugar en el que me sintiera cómoda y segura.

¿Que hice? Parar para escucharme.

Parar para escucharte es respetarte, cuidarte, tenerte en cuenta y en definitiva, AMARTE.

Hay veces que nos sentimos un poco perdidos cuando debemos decidir sobre un asunto, sea laboral o profesional, cuando no estamos seguros de dejar entrar a alguien en nuestras vidas, o todo lo contrario, de dejar ir. Tú tienes todas las respuestas a aquello que te inquieta, que te preocupa, que te inspira, que te atemoriza, que te apasiona. Así que, ¿cuál es la mejor respuesta a todas tus preguntas?

Para para escucharte.

¿Cómo se hace?

En el silencio está la respuesta. El simple hecho de quedarte unos minutos con tu compañía, respirando profundamente y atendiendo tus emociones y tu cuerpo ya te estás escuchando. Busca un lugar tranquilo, empieza haciendo tres respiraciones profundas, cogiendo todo el aire que puedas, sintiendo como se infla tu barriga y soltando ese aire muy lentamente vaciando tu barriga y pulmones por completo. Después, deja que tu respiración fluya de manera natural, sin forzar.

Observa tus sensaciones corporales en ese momento y tus emociones. Sólo observa, sin juzgar y sin rechazar. Te irán viniendo pensamientos. Sólo observalos, deja que se vayan tal y como han venido, no te dejes enredar por ellos. Sólo observa y sigue con tu foco puesto  en la respiración. Busca en tu interior esa respuesta que necesitas. Sólo tu la tienes. Mantente ahí unos minutos hasta que tu decidas, y al terminar apunta en una libreta todo lo que recuerdes. ¡Ahí está tu respuesta!

¿Quieres que alguien ajeno a tí, te de una fórmula secreta para vivir de una forma plena? ¿O prefieres ser tú, dueño de tu camino? ¿Quieres saber los beneficios de esta práctica que te propongo? Sólo hay una cosa que hacer…..

PARA PARA ESCUCHARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close